Skip to main content

El problema del sangrado de las encías: ¿de dónde viene y cómo solucionarlo?

El problema del sangrado de las encías es bastante común. Mucha gente lo subestima, pensando que es consecuencia de un cepillado de dientes demasiado fuerte, cortes e irritaciones. Sin embargo, no siempre es así. El sangrado prolongado y de aparición periódica puede ser una reacción del organismo a condiciones inflamatorias o enfermedades sistémicas. Entonces, ¿cuándo hay que ir al dentista con sangrado de encías? ¿De dónde viene este problema y cómo podemos tratarlo?

¿Por qué nos sangran las encías?

El sangrado de las encías provoca miedo en la mayoría de nosotros, pero sólo temporalmente. Un sabor metálico en la boca, un leve dolor en las encías y unas cerdas del cepillo de dientes de color rojo son señales de advertencia de las que nos olvidamos apenas unos minutos después del cepillado. ¿Qué puede haber pasado realmente? Probablemente nos hemos cepillado los dientes con demasiada fuerza, o las cerdas del cepillo han tocado las encías, que es donde han empezado los problemas. Al menos eso es lo que pensamos. Sin embargo, no hay que subestimar el sangrado de las encías. Los dentistas dicen que puede ser uno de los primeros síntomas de la gingivitis, que, con el tiempo, puede convertirse en periodontitis. Esta enfermedad, en su fase más avanzada, amenaza incluso con la pérdida de los dientes.

Sin embargo, el problema del sangrado de las encías no tiene por qué significar sólo la periodontitis. Esta peligrosa enfermedad es sólo una de las posibles causas del sangrado. Además de ella, la irritación puede ser causada por factores tales como:

  • una higiene bucal inadecuada (mal manejo del cepillo de dientes, lo que provoca daños en las encías),
  • una dieta inadecuada (deficiencia de vitaminas C y K),
  • estimulantes (especialmente el tabaco),
  • el estrés permanente,
  • la toma de ciertos medicamentos (especialmente antiepilépticos, antialérgicos, antineoplásicos y antiepilépticos)
  • enfermedades hepáticas,
  • la diabetes,
  • trastornos de la coagulación de la sangre,
  • anemia,
  • embarazo.

 

¿Es una periodontitis?

La periodontitis es, en otras palabras, una inflamación del periodonto. Esta enfermedad aparece cuando no cuidamos adecuadamente nuestra cavidad bucal durante mucho tiempo. Está causada por las bacterias que se depositan en las estructuras que rodean los dientes (encías, periodonto, hueso alveolar). Según los dentistas, la periodontitis es la segunda enfermedad bucal más frecuente, después de la caries dental, con la que acuden los pacientes a las consultas. Suele darse en hombres de más de cuarenta años, pero no sólo: cada vez más a menudo afecta también a personas más jóvenes.

El principal síntoma de la periodontitis es el sangrado de las encías. Además del sangrado y el dolor de las encías, la enfermedad también puede causar problemas como encías hinchadas y rojas, cuellos de dientes expuestos, dientes sueltos y mal aliento a largo plazo. Si nota síntomas similares en usted, debe acudir al dentista lo antes posible. El médico de la consulta le examinará con la sonda periodontal PA-ON, que permite diagnosticar la periodontitis en una fase temprana.

¿Cómo puedo hacer frente al sangrado de las encías?

Si tiene periodontitis, la única forma de tratar el sangrado de las encías es recibir un tratamiento profesional en la consulta de su dentista. Sin embargo, en muchas situaciones también podemos tratar el problema por nuestra cuenta en casa.

Por ejemplo, si el sangrado se produce debido a un cepillado demasiado intenso, se recomienda cambiar la técnica de cepillado de los dientes y utilizar un cepillo con cerdas suaves y delicadas para el cuidado bucal diario. Puede que la inversión en uno de los cepillos dentales sónicos Smilesonic sea una gran solución. Los modelos de cepillos Smilesonic GO, EX y UP pueden equiparse con puntas SensiTouch para el sangrado de las encías. Los tres cepillos dentales sónicos de alta calidad también cuentan con un modo SensiTouch para un cepillado suave y sutil, ideal para las personas con sensibilidad.

Si el sangrado de las encías se debe a un déficit de vitaminas C y K, debería pensar en cambiar su dieta, concretamente en eliminar de su menú los productos altamente procesados y excesivamente dulces y salados. En su lugar, comamos más verduras y frutas. Por el bien de tus encías, piensa en dejar de fumar y en intentar reducir el estrés.

Grzegorz Kostka

Grzegorz Kostka

Especialista en tecnología Smilesonic

Deja una respuesta